Los consumidores cada vez compran más a empresas que se posicionan socialmente

Imagen: slate.com / internet

El jugador de fútbol americano Colin Kaepernick provocó hace dos años un gran revuelo en Estados Unidos al arrodillarse mientras sonaba el Himno Nacional antes de cada partido. Era una señal de protesta ante la injusticia racial que, a su juicio, está instalada en el país norteamericano.

El país se dividió entre los que aplaudían esta iniciativa y la imitaban; y los que la rechazaban. Entre estos últimos se situó el propio presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Actualmente, Kaepernick está sin equipo, pese a ser uno de los mejores quarterbacks del país.

Aprovechando este tirón, Nike difundió el mes pasado un gran campaña publicitaria con Kaepernick como protagonista y con el lema «Cree en algo. Aunque signifique sacrificarlo todo». Gracias a esta acción, la empresa de ropa deportiva tuvo una gran exposición mediática en las primeras 24 horas tras dar a conocer el anuncio en Twitter, valorada en 43 millones de dólares, la mayoría con menciones positivas o neutras.

Y es que los consumidores cada vez tienen más en cuenta el posicionamiento social de una empresa la hora de realizar sus compras, según el estudio Earned Brand Study, realizado por Edelman, la consultora de comunicación más importante del mundo.

De acuerdo con este informe anual, hasta un 64% de los consumidores de todo el mundo son «belief-driven buyers», es decir, compran motivados por su ideología. Se trata de un gran salto respecto al estudio del 2017, cuando el porcentaje era del 50%.

Este trabajo se basa en más de 8.000 encuestadas realizadas a consumidores de ocho países, entre los que no se encuentra España.

Hasta un 40% de los encuestados declararon que han comprado por primera vez a una marca por la única razón de que su posición sobre un determinado aspecto social le ha agradado.

El grupo social más concienciado con el consumo motivado en valores son los jóvenes entre 18 y 34 años. Hasta un 69% de este colectivo se caracteriza por ser «belief-driven buyers». En el caso de los mayores de 55 años, el porcentaje baja hasta el 56%.

También es más acusada esta tendencia entre los sectores con mayor nivel de ingresos (69%), aunque los de salarios más bajos no se quedan a la zaga (62%).

«Los consumidores se están tomando realmente en serio que el poder de su dinero importa», ha dicho Amanda Glasgow, directiva de Edelman. «La gente quiere asociarse con marcas que representan algo o son una fuerza para el cambio», opina Richard Edelman, máximo dirigente de la firma.

Artículo vía dircomfidencial.com

Comparte este post

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn