Los nueve puntos de inflexión climática que revelan una emergencia planetaria

El hielo marino ártico, la capa de hielo de Groenlandia, el estado de los corales y la destrucción de la selva amazónica son algunos de los sistemas que hoy están cambiando a una velocidad nunca antes vista. A los ojos de un grupo de científicos, esta situación podría amenazar la civilización humana.

El derretimiento del hielo marino ártico es uno de los puntos que más inquieta a los científicos. Pixabay

Más de la mitad de los puntos de inflexión climáticos identificados hace una década ahora están "activos". Así lo advierte un grupo de científicos, liderado por Timothy M. Lenton, de la Universidad de Exeter (Reino Unido), en la prestigiosa revista Nature.

Según estos expertos, la situación actual amenaza la pérdida de la selva amazónica y las grandes capas de hielo de la Antártida y Groenlandia, que hoy presentan cambios sin precedentes y mucho antes de lo esperado.

Esta "cascada" de transformaciones, dicen, provocados por el calentamiento global podría amenazar la existencia de civilizaciones humanas. Cada vez hay más pruebas de que estos eventos son más probables y están más interconectados de lo que se pensaba anteriormente, lo que lleva a un posible efecto dominó.

En su artículo los científicos piden medidas urgentes para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para evitar puntos de inflexión clave.

Concretamente, los nueve puntos de inflexión activos, según estos investigadores, son el derretimiento del hielo marino ártico, la capa de hielo de Groenlandia, el estado de los bosques boreales, el permafrost, la circulación de vuelco meridional del Atlántico, la selva amazónica, los corales de agua caliente, la capa de hielo antártico occidental y partes de la Antártida Oriental.

En este sentido, alertan que el colapso de las principales capas de hielo en Groenlandia, la Antártida Occidental y parte de la Antártida Oriental comprometería al mundo a unos 10 metros de elevación irreversible del nivel del mar. La reducción de las emisiones podría ralentizar este proceso, permitiendo más tiempo para que las poblaciones bajas se muevan.

Las selvas tropicales, el permafrost y los bosques boreales son ejemplos de puntos de inflexión de la biósfera que, si se cruzan, provocan la liberación de gases de efecto invernadero adicionales que amplifican el calentamiento.

“La deforestación y el cambio climático están desestabilizando la Amazonía, la selva tropical más grande del mundo, que alberga una de cada diez especies conocidas. Alrededor del 17% se ha perdido desde 1970”, apuntan.

“Con el calentamiento del Ártico al menos dos veces más rápido que el promedio mundial, el bosque boreal en el subártico es cada vez más vulnerable. El calentamiento ya ha provocado perturbaciones de insectos a gran escala y un aumento de los incendios que han llevado a la desaparición de los bosques boreales de América del Norte”, añaden en otro apartado.

"Hace una década identificamos un conjunto de puntos de inflexión potenciales en el sistema de la Tierra, ahora vemos evidencia de que más de la mitad de ellos se han activado", dijo Lenton a Europa Press. "La creciente amenaza de cambios rápidos e irreversibles significa que ya no es responsable esperar y ver. La situación es urgente y necesitamos una respuesta de emergencia”.

El coautor Johan Rockström, director del Instituto Potsdam para la Investigación del Impacto Climático, señala que "no son solo las presiones humanas en la Tierra las que continúan aumentando a niveles sin precedentes. A medida que la ciencia avanza, debemos admitir que hemos subestimado los riesgos de desatar cambios irreversibles. Esto es lo que ahora comenzamos a ver, ya a 1 °C de calentamiento global".

"Científicamente, esto proporciona una fuerte evidencia para declarar un estado de emergencia planetaria, para desatar una acción mundial que acelere el camino hacia un mundo que pueda seguir evolucionando en un planeta estable", explica.

Los riesgos de punto de inflexión ahora son mucho más altos que las estimaciones anteriores, mientras que la urgencia se relaciona con la rapidez con que se tarda en actuar para reducir el riesgo.

Salir de la economía de combustibles fósiles es poco probable antes de 2050, pero con una temperatura ya de 1.1 °C por encima de la temperatura preindustrial, es probable que la Tierra cruce la barrera de protección de 1.5°C para 2040, advierten.

A pesar de que la mayoría de los países han firmado el Acuerdo de París, prometiendo mantener el calentamiento global muy por debajo de los 2°C, las promesas actuales de emisiones nacionales, incluso si se cumplen, conducirían a 3°C de calentamiento.

Aunque los puntos de inflexión futuros y la interacción entre ellos son difíciles de predecir, los científicos argumentan: "Sí pueden ocurrir cascadas de inflexión dañinas (…) Es una amenaza existencial para la civilización. Ningún análisis económico de costo-beneficio nos va a ayudar. Necesitamos cambiar nuestro enfoque del problema climático".

El profesor Lenton agrega que "es posible que ya hayamos cruzado el umbral para una cascada de puntos de inflexión interrelacionados. Sin embargo, la velocidad a la que progresan y, por lo tanto, el riesgo que plantean, puede reducirse reduciendo nuestras emisiones".

Aunque las temperaturas globales han fluctuado durante millones de años, los autores dicen que los humanos ahora están "forzando el sistema", con la concentración de dióxido de carbono atmosférico y la temperatura global aumentando a tasas que son un orden de magnitud más altas que al final de la última edad de hielo.

Artículo vía El Espectador.

Comparte este post

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn